Tarjetazos electorales o la afrenta del Salario Rosa

435
Tarjeta Salario Rosa
La Sonrisa de Clark
Por Clark

Búsquele, búsquele, si no lo ve pregunte, si no lo tenemos se lo hacemos, nos adaptamos a su presupuesto…

Frases de vendimia que los mexicanos estamos acostumbrados a oír, una, dos o todas juntas, lo importante es embaucar no dejar ir al cliente o por lo menos crearle una imagen, una expectativa para que regrese o se quede con la idea de que acá sí se puede hacer de todo… aunque sólo sea jarabe de pico.

Así, en víspera de las elecciones del 4 de julio, especialmente la del Estado de México, ese vociferante estilo es el que utilizan las urracas partidistas para atacar a la oposición y ofrecer las perlas de la virgen a cambio del virginal voto de los más impresionables o más necesitados o más crédulos o más analfabetas o más irracionales, etcétera.

La estrategia del PRI sigue siendo prometer hasta meter y una vez metido me vale madre lo prometido, ahora con la renovada versión de las tarjetas monex y soriana, ahora en rosa, negando como siempre lo evidente de su cochino quehacer y asegurando como en una canción de Lupita D’Alessio: Hoy voy a cambiar…

Tarjeta Salario Rosa

La mayor afrenta, sumada a las ya clásicas, es contra las amas de casa al ofrecer una tarjeta conocida como Salario Rosa, que equivale a 1200 pesos bimestrales, que al final de todo son $2.5 pesos por hora, siempre y cuando, como lo consigna el reverso de esa tarjeta de cartón (no de plástico) haya crecimiento económico en el estado y más empresas se instalen en la entidad, si no chúpense el dedo.

Tal proceder ha provocado el rechazo de muchas mujeres mexiquenses… lo que al PRI y a todos sus vocingleros les vale, porque apelan a su voto duro (que es el más maltratado de todos).

El gobierno del Estado de México es la joya de la corona, el PRI y el gobierno federal no se lo van a dejar arrebatar, punto, no hay otro camino, aún contra la humillación directa a las amas de casa mexiquenses y el rechazo mayúsculo de la población en esa entidad.

Un video de mujeres mexiquenses da muestra de la molestia provocada por el Salario Rosa: