Sobre Stephen Hawking y su influencia en Interestellar de Nolan

649

Luis Fernando Gallardo León

15 de Marzo de 2018

Ha muerto Stephen Hawking (14/03/18), su importancia en la configuración mental del universo moderno no admite ningún adjetivo conocido. Algunos creen que la mejor película sobre el astrofísico inglés es la Teoría del todo (2014) de James Marsh, una película biográfica centrada en los chismes de alcoba de la vida de Hawking. Ahí puede enterarse de la tragedia de su enfermedad, de su primer amor y de su primera esposa (y de la vida de esta también), y luego con los años, de la disolución de su matrimonio y de una nueva relación que inicia con su enfermera, y que quizá fue la última. Quizás. Para enterarse de los acostones de Hawking la película esta muy buena.

Pero si quiere usted conocer realmente la profundidad del pensamiento de Hawking y la impronta con la que marcó nuestra noción del cosmos, la mejor película que puede revisar es Interestellar  (2014) de Christopher Nolan. Una magna obra maestra de ciencia ficción, fundamentada en la comprensión moderna del universo que Hawkings nos legó con sus cálculos matemáticos precisos. Así como Contacto de Robert Zemeckis es el totem intelectual de Carl Sagan; Interestellar integra de forma brillante en su trama y en sus paisajes estelares nociones fundamentales de la astrofísica y de la filosofía de Hawking. Un cercano colaborador de Hawking, Kip Thorne, fue no solo el asesor científico de la película, sino también uno de sus productores ejecutivos.

En los años setenta se sabía ya de la existencia de los hoyos negros pero se daba por hecho que eran inobservables: son cuerpos hipermasivos cuya gravedad es tan intensa que no permiten que escape ni la luz, de ahí su negrura abismal. Pero Hawking demostró, de hecho, que eran observables, y acuñó un concepto fundamental en la física contemporánea, el horizonte de eventos, es un borde o límite al pie del agujero negro en el cuál todavía es posible escapar de su poder gravitacional: este borde esta lleno de desperdicio atómico producido por la materia que el agujero va devorando a su paso, hoy le llaman radiación de Hawking y su existencia todavía está en discusión. Interestellar de Nolan nos ha permitido acercarnos a un agujero negro, hemos viajado en la película junto con Matthew McConaughey sobre el horizonte de eventos y hemos entrado en sus terribles abismos.

Pero esta odisea del espacio, también ha incluido un viaje por una singularidad, para evitar la complicada jerga científica, diremos que una singularidad es un lugar en el espacio tiempo que no sigue las reglas físicas establecidas por el hombre, actualmente la ley de la relatividad de Einstein (de ahí su singularidad). Nuestros aventureros espaciales bajan a un planeta y en menos de una hora vuelven a la nave principal, pero en nuestro espacio tiempo han pasado 23 años. En una de las escenas más emocionantes y memorables de la película.

La película también refleja una de las últimas premisas de Hawking: alertar sobre la emergencia de poder abandonar la tierra de ser necesario. Está convencido que el proceso entrópico que ha acelerado el hombre sobre nuestro planeta lo hará inhabitable dentro de muy poco tiempo, y la única alternativa de supervivencia será buscando nuevos mundos habitables. Esto ya había sido señalado por Isaac Asimov, pero como un proyecto a largo plazo, como una aspiración humana, sin el estado de emergencia del que advierte Hawking. Pienso que si se le quiere honrar cinematográficamente, como astrofísico, la película correcta es Interestellar. Después del todo el hombre singular, con sus problemas maritales y de vida, ya dejó esos problemas mundanos y solo nos queda de él, su obra, su pensamiento y su trascendencia.

Adenda

Hawking trabajó toda su vida sobre las ideas de Einstein, incluyendo la famosa teoría del todo, este intento de unificar la astrofísica con la teoría cuántica, los estudios del universo con los estudios del microuniverso atómico.  Una espléndida película que nos explica cabalmente como la teoría de la relatividad de Einstein supera la teoría de la gravitación de Newton, se titula Einstein y Eddington (2008) de Phillip Martin, magnífica producción de la BBC. La mejor representación de Einstein que yo haya visto en cine. Muy emotiva y emocionante, bien contextualizada, y realmente muy didáctica, pese a su sencillez y modestia, o gracias a ella, una gran joya fílmica.