Procesos Electorales 9 de junio de 2017

347
urna

Viernes 9 Junio 17

PROCESOS ELECTORALES

                ELECCIÓN ESTADO DE MÉXICO

Cuando en las próximas horas concluya el trámite del recuento de votos en los estados de México y Coahuila, los reclamos no satisfechos empezarán a tocar la puerta del tribunal federal electoral, cuyos siete nuevos y bisoños integrantes han empezado seguramente a padecer insomnio. Este grupo de hombres y mujeres deberán conjurar dudas en torno a sus capacidades técnicas en materia electoral y la influencia que puedan ejercer sobre ellos sus padrinos políticos. Pero también se enfrentarán a señales confusas, pues en el liderazgo nacional del PRI y en el gobierno federal parece existir una atmósfera en favor de conservar el gobierno mexiquense a costa de lo que sea, pero cierta condescendencia hacia una eventual derrota en Coahuila en beneficio del PAN y en particular, de su dirigente, Ricardo Anaya, un hombre del agrado del régimen. Nombrados hace apenas ocho meses, los magistrados realmente se estrenarán en el cargo al decidir si avalan el resultado hasta ahora conocido de los comicios por la gubernatura en ambas entidades -que dicta el triunfo de los candidatos del oficialismo-, o establecen sanciones, incluso la anulación de uno o ambos procesos, como se los permite la ley.(Universal columna Retrato de Hereje)

No está claro, con la información disponible hasta ahora, que el PAN y Morena tengan elementos suficientes para que se anulen las elecciones en Coahuila y el Estado de México. Probablemente, por su incapacidad para tener representantes en todas las casillas, o descuidos en la vigilancia de las urnas, carezcan de evidencia suficiente para que sus impugnaciones tengan éxito. Pero la no anulación de las elecciones, si ese fuera el resultado y se mantienen las victorias de los priistas perfilados hasta ahora, no reduce la vergüenza colectiva que, como mexicanos, nos deben dar todas las trampas electorales que se vieron este domingo. Regresamos al pasado más hediondo, pero nos debe alertar sobre el futuro inmediato y su estación presidencial en 2018. (Financiero columna Estrictamente Personal)

Partido Acción Nacional

Hay priistas que sienten como una derrota la victoria en el Estado de México, pues apostaban a que un descalabro en esa entidad significara la caída de Enrique Ochoa Reza. Pero no fue así. A menos que en tribunales se decida otra cosa, el michoacano trae dos gubernaturas en el bolsillo que le permiten afianzarse al frente del PRI para conducir tanto la Asamblea Nacional, como la designación del candidato y la campaña presidencial. Se sabe que más de un priista ya había levantado la mano para entrar al relevo en la dirigencia del tricolor. Inclusive se decía que el queretano José Calzada tenía las maletas listas para mudarse de Santa Cruz Atoyac a Buenavista, cosa que ya no sucederá. De hecho, no se lo digan a nadie, en breve Ochoa Reza podría hacer limpieza general en su equipo, con la idea de afinar la máquina rumbo a 2018. (Reforma columna Templo Mayor)

Nos dicen que en la pasada elección a gobernador del Estado de México varias voces se acercaron al oído de la candidata panista, Josefina Vázquez Mota, para recomendarle asesores. Entre ellos Marco Sifuentes, un consultor de imagen mexicano que traía consigo varias campañas ganadas. Sin embargo, nos platican que don Marco tuvo que escoger las palabras precisas para no herir susceptibilidades y de la forma más política decirle “no” a doña Josefina. Nos detallan que tomó esa decisión porque al analizar el panorama vio mucho desorden en el equipo de campaña, además de que ya estaba por ahí Mauricio De Vengoechea, el asesor colombiano que salió después de la campaña, y la presencia de María José Ocampo Majo, hija de Josefina Vázquez Mota, quien también era factor de decisión, y que para muchos ahondó la crisis en la campaña que llevó al PAN a pelear por el cuarto lugar en la elección. (Universal columna El Caballito)

Se comenta que pareciera que la tierra se comió a la panista Josefina Vázquez Mota, quien después de reconocer su derrota, desapareció. Nadie sabe de ella, ni sus colaboradores cercanos. La ahora ex candidata prometió informar sobre las acciones a tomar tras la aplastante derrota, que aseguró fue consecuencia de una elección de Estado, pero los días pasan sin que aparezca. En tanto, el panismo mexiquense analiza cómo se levantará de la caída, mientras sus líderes nacionales se concentran en la elección de Nayarit.(Heraldo columna En la Plaza)

Movimiento Renovación Nacional

Así que Morena ganó mucho a pesar de los errores cometidos. ¿Cuáles? Los de Delfina por no deslindarse claramente de su padrino político local, Higinio Martínez; y los de López Obrador, por su excesivo protagonismo y su intransigencia respecto a la alianza con el PRD. (Universal columna Gran Angular)

“Yo soy institucional”. Esto dijo la maestra Delfina Gómez al día siguiente de la elección en el Estado de México. Distinto a lo que muchos pensaban, descartó convocar a sus votantes para bloquear vialidades y afectar con ello a terceros. Nada de manifestaciones, acarreados y pancartas. Nada de resistencia civil pacífica. La candidata de Morena optó por la vía jurídica para que se revise una elección que considera injusta. Es una buena señal que no haya optado por llevar las protestas a las calles. Esa reacción podría ser también una buena noticia para la candidatura presidencial de López Obrador. Al tabasqueño le conviene que se le perciba con más serenidad y menos beligerancia para que pueda disminuir ese miedo que genera entre muchos de los posibles votantes. (Universal columna Fuera del Aire)

Morena denunció ante el INE que Alfredo del Mazo gastó hasta ahora 412.2 millones de pesos y, por lo tanto, estima que rebasó los topes de gastos de campaña por un monto de 126.6 millones de pesos. El PRI le solicitó al INE hacer una revisión pública de las pruebas y acusaciones contra su candidato y también denunció rebase de gastos del partido de AMLO. (Universal columna Gran Angular)

Expertos en opinión pública aseguran que uno de los factores de éxito de Alfredo del Mazo para colgarse una victoria en los comicios del Estado de México fue que, a diferencia de sus contrincantes, el priista le habló durante su campaña a los llamados “segmentos invisibles”. Esta parte de la población, nos explican, es aquella que suele no aparecer en las encuestas de opinión, como las amas de casa o las personas de la tercera edad, porque se les atribuye una escasa o nula participación política; pero éste es precisamente el sector que en los Estados Unidos hizo Presidente a Trump y el que consiguió en Gran Bretaña la independencia de la Comunidad Europea a través del Brexit. Son las generaciones que construyeron las instituciones del país, pero en este caso se tomó la opinión de los jóvenes que dictan el rumbo. (24 Horas columna Será)

Alfredo del Mazo no debiera estar tan contento. Ha sacado una victoria pírrica en el Estado de México, a reserva del resultado de lasinconformidades y de las protestas encabezadas por el eterno inconforme de sus derrotas, Andrés Manuel López. Pero se le viene el mundo encima.
En un año, a la par de las federales -Presidente de la República, senadores, diputados federales-, habrá elecciones para diputados estatales y presidentes municipales. Él y su Partido Revolucionario Institucional (PRI) volverán a enfrentarse a las ambiciones presidenciales del tabasqueño y a sus candidatos -la lógica es repetir a Delfina Gómez– en condiciones distintas.
La geografía de los resultados mexiquenses es la mayor advertencia porque perfila al partido del Peje con posicionamientos en territorios extensos, de manera sobresaliente en el antaño llamado corredor azul: Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán y otros municipios importantes. Cosecha reforzada con crecimientos en el oriente de la entidad, donde por lustros era considerada región de influencia perredista. Desde ahora es previsible un resultado adverso al priismo, por lo cual Del Mazo se vería obligado a gobernar con un Congreso dominado por la oposición y la mayoría de alcaldes en posiciones de enfrentamiento. (24 Horas columna Teléfono Rojo)

Partido Revolucionario Institucional

El representante del PRI ante el INE, Jorge Carlos Ramírez Marín, dice que Morena busca distraer la atención del cómputo de votos, concluido hoy que dio como ganador a Alfredo del Mazo en el Edomex. El diputado priista les pidió asumir la derrota, pues aseguró que “hay un ganador claro e inconfundible”. (Economista columna La Gran Carpa)

Partido Revolución Democrática

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) interpondrá ante los órganos electorales juicios de inconformidad para que se anulen los comicios en el Estado de México porque considera que se cometieron diversas irregularidades, entre ellas que el candidato Alfredo del Mazo Maza y los partidos que lo apoyaron rebasaron el tope de gastos de campaña.
El representante del sol azteca ante el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Javier Rivera Escalona, dijo que de acuerdo con la reforma electoral que recién se aprobó se estableció como causal para anular una elección el que un partido exceda los gastos de campaña en 5% del tope fijado y en el caso de la entidad mexiquense así ocurrió, por lo que demostrarán ante las instancias correspondientes que el abanderado de la alianza PRl-PVEM-Panal-PES incurrió en esa falta. (Universal Nota)

ELECCIÓN COAHUILA

La presunta victoria de Riquelme está sujeta a negociaciones con el panismo asentado en la Ciudad de México, donde se habla de la posibilidad de que los comicios norteños sean anulados y se convoque a nuevas elecciones, siempre y cuando el PAN se abstenga de apoyar, más allá de lo declarativo, a Morena en el tema del estado de México y se tenga el voto de blanco y azul, sin más regateos, en favor de la Ley de Seguridad Interior. (Jornada columna Astillero)

Voces autorizadas del PAN admiten que hay negociaciones secretas de alto nivel con el PRI para buscarle una salida al creciente conflicto electoral en Coahuila. El descontento crece. El conflicto escala. El ejemplo de la pasada elección en Colima alimenta la idea de la nulidad. Al PRI no le resulta rentable defender a Rubén Moreira, ni que se multiplique la idea de que cometió fraude electoral. Tampoco romper con el PAN a un año de la elección presidencial y con López Obrador como adversario a vencer.  Los panistas están convencidos de que al tricolor no le conviene jugarle al tortuguismo en Coahuila. El conflicto puede escalar. Pero, además, “a nosotros nos da bandera. Puede ser tema adelantado de campaña”, subrayan. (Excélsior columna Arsenal)

En Coahuila el conteo distrital dio ayer el triunfo al priista Miguel Ángel Riquelme, pero todo apunta a que la elección también será impugnada en tribunales. El PRI y el PAN reclaman el triunfo. Para el líder panista, Ricardo Anaya y sus aspiraciones a la candidatura presidencial, la victoria en Coahuila es crucial, sobre todo tras la estrepitosa caída al cuarto lugar de su candidata Vázquez Mota, en el Estado de México. De semejante derrota ya le pasó la factura Margarita Zavala, también aspirante a la candidatura presidencial albiazul, al atribuirle que, con su liderazgo, Acción Nacional dejó de ser una real opción de cambio. La ex primera dama, con el apoyo de la facción panista que encabeza su marido, el ex presidente Felipe Calderón, sabe que la debacle mexiquense debilita las ambiciones de Anaya y que perder Coahuila sería para él un golpe devastador. Por eso lo apremia a que se defina ya, a que deje el liderazgo del partido si va a buscar la candidatura. Anaya solo tiene a su favor la victoria clarísima, y ya reconocida por todos los contendientes, del candidato aliancista PAN-PRD en Nayarit, Antonio Echevarría, pero resulta que, en términos de operación política, la victoria fue conducida ahí por el ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle quien, como delegado especial del albiazul en ese estado, es el único, entre los tres suspirantes panistas a la candidatura presidencial, que hasta ahora ha entregado cuentas positivas. Por eso le digo que, con la vista puesta en las presidenciales de 2018, los que más jalaron agua para su molino en las elecciones del domingo pasado, fueron Morena y Moreno. (Universal columna Gran Angular)

¡Ah, caray! Mientras perredistas y panistas fueron juntos en Nayarit y Veracruz, en Coahuila el PRD se negó a sumarse al movimiento en favor del candidato del PAN. El asunto se vuelve más notorio toda vez que a Guillermo Anaya ya le dieron su respaldo el independiente Javier Guerrero y el candidato de Morena, Armando Guadiana. La razón de esto no es política, sino afectiva: resulta que la candidata perredista, Mary Telma Guajardo, es comadre del gobernador Rubén Moreira… y pos’ ni modo de andar pateando el pesebre, ¿verdad? (Reforma columna Templo Mayor)

A propósito de mujeres moreiristas, más de uno se sorprendió con la vehemencia -por no decir furia- con la que la diputada Carolina Viggiano defendió en la Comisión Permanente el supuesto triunfo priista en Coahuila. Les espetó a los panistas que fue gracias al PRI que Felipe Calderón tuvo quórum para rendir protesta como Presidente, pero que hoy se ponen en plan de lopezobradoristas. “Ya tendremos tiempo de ajustar cuentas”, les advirtió Viggiano, quien por cierto es esposa del gobernador Rubén Moreira. (Reforma columna Templo Mayor)

La oposición en Coahuila, encabezada por el PAN, sí optó por manifestarse en las calles. Además, sus representantes decidieron no acompañar los cómputos distritales. Hablan de fraude, pero renuncian a su derecho de supervisar el conteo de los votos. ¿Qué sigue? ¿Mandar al diablo a las instituciones? (Universal columna Fuera del Aire)

Sin duda que algo grave o muy grave está ocurriendo en el proceso electoral de Coahuila. Está claro que esa elección “apesta”. Pero no, que nadie se equivoque. No estamos hablando solo de las supuestas o reales irregularidades denunciadas por los perdedores de la elección del domingo. No, lo cierto es que también nos referimos a la perversión política de PAN, PRD, y Morena -entre otros, todos tomaditos de la mano-, que pretenden llevar el caso Coahuila al nivel de uno más de los groseros chantajes políticos de antaño, que no eran otra cosa que una variante del fraude electoral. (Milenio columna Itinerario Político)

Se dice que en la entidad coahuilense ya están pidiendo la cabeza de la consejera presidenta del Instituto Electoral de Coahuila, Gabriela de León Farías, por la polémica en torno a la elección. Como prueba, hoy en sesión del Congreso del estado el partido Unidad Democrática de Coahuila solicitará su destitución. A ello se suma la crítica del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, quien declaró que el PREP de Coahuila tuvo un comportamiento atípico al no contabilizar el 100 por ciento de la votación. (Heraldo columna En la Plaza)

El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, admitió este miércoles que el Instituto Electoral de Coahuila (IEC), a través de su Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), tuvo un comportamiento “atípico”, al detener el cómputo de los votos con apenas el 72 por ciento de las actas. Admitió que “la vía jurisdiccional está cantada”, por lo que será el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el que, al parecer, tendrá que resolver la disputa generada por la elección en Coahuila. (Crónica Nota)

Compartir