Procesos electorales 7 de junio

486
Síntesis Informativa

Miércoles 7 Junio 17

PROCESOS ELECTORALES (2017)

Hacen un fraude quienes actúan contra la verdad y la rectitud en perjuicio de la persona o grupo contra quien lo cometen o bien quienes eluden una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros. La pregunta es entonces: ¿se actuó contra la verdad y la rectitud o se eludieron disposiciones legales en las elecciones del domingo pasado? ¿Cómo creer en un triunfo limpio del tricolor cuando su historia misma lo condena? Generaciones de mexicanos crecimos con la aceptación sumisa de todas las maniobras de sus “mapaches” electorales: compra de votos, relleno de urnas, falsificación de actas, robo de casillas o caídas del sistema.
¿De verdad no nos dimos cuenta o de plano no quisimos ver que los gobiernos de Coahuila y del Estado de México, y con ellos el gobierno federal, gastaron en las campañas políticas millonadas del erario para comprar votos para el PRI o condicionaron a su apoyo la entrega de los recursos de programas sociales? ¿De verdad no vimos o de plano no quisimos ver que secretarios del gobierno de Peña Nieto encabezaron la operación electoral en los distintos municipios mexiquenses? A eso es a lo que se le llama una elección de Estado, prohibida por disposiciones legales específicas, ya que es contraria a los principios constitucionales en materia electoral. ¿O vio usted elecciones en condiciones de equidad, libres y auténticas? Y no es puntada de quien esto escribe. La noche misma de la jornada, Morena, el PRD y el PAN denunciaron una elección de Estado en la entidad mexiquense. ¿Por qué nos cegamos y ensordecemos antes los múltiples testimonios de observadores y representantes de organizaciones civiles, de que el mero día de la elección había un descarado mercado de compra de votos? Tampoco ahí hubo rectitud y se eludieron disposiciones legales específicas. Entonces sí hubo fraude. (Universal columna Gran Angular)

El Estado de México está bajo impugnación. Morena ya anunció que considera que hubo fraude. Y el PAN ha declarado que fue una “elección de Estado” y ha dejado abierta la posibilidad de impugnar el proceso en tribunales. Es decir, el PAN amaga con unirse a Morena en tratar de tumbarle al PRI el Estado de México. Ante ello, habría incentivos desde el gobierno para negociar con el PAN: te dejo Coahuila -donde el PAN ha sumado a Morena, el PRD y un independiente en su denuncia de fraude- a cambio de que no hagas más ruido en el Estado de México. ¿Sería posible una negociación así? ¿Cabe en un PRI-gobierno envalentonado? ¿Es posible cuando para el interlocutor Ricardo Anaya hay tanto en juego? No lo sé. Hay quien me dice que habría un obstáculo más: los Moreira (o “el” Moreira, porque no queda claro cómo juega esa familia) no permitirían que se “entregue” su estado a la oposición porque a ellos les puede significar la cárcel. Quién sabe. El gobierno federal también ha de tenerles un expediente bastante grueso como para usarlo si se les ponen al brinco. En política hasta la cárcel se negocia. Con aliados y con adversarios. Estoy seguro que de esto vamos a ver más. (Universal Columna Noticias de Reportero)

Es la hora de los duros. Enrique Peña Nieto ha apretado, sin miramientos, en busca de conservar, al costo que sea, el control de la entidad nativa y, sobre todo, la plataforma simbólica de viabilidad priista en 2018. Miguel Ángel Osorio Chong y Eruviel Ávila, secretario de Gobernación y gobernador del estado de México, respectivamente, han operado con toda la rudeza necesaria, tratando, cada cual por su lado, de reivindicar el oficio político de las cañerías ante la predominancia de la tecnocracia encabezada por Luis Videgaray Caso. Esta es la oportunidad de los “políticos” para mostrar cómo se puede entrampar y acaso vencer a López Obrador y Morena, haiga de ser como haiga de ser, a sabiendas de que la próxima asamblea nacional priísta podría poner diques a las pretensiones de los contendientes de sonrosada militancia clásica, como son Videgaray, el tierno Nuño y el maduro Narro (por fuera, pretendiéndose “independiente”, navega José Antonio Meade). (Jornada columna Astillero)

La estrategia ganadora en el Estado de México por parte del gobierno federal y sus aliados anticipa, quizá, la del 2018: alentar la fragmentación para poder ganar por unos cuantos puntos manipulables en la famosa “operación electoral”. La estrategia gubernamental vigente es fragmentar el voto, dividir a la izquierda y a la derecha, crear o alentar independientes, conseguir su tercio del pastel y vencer en el margen. Es una extensión caricatural de la fobia constitutiva de la democracia mexicana que fue el rechazo a la mayoría absoluta. A la vuelta de los años estamos en la lógica de que el poder se obtiene garantizando ser la minoría más grande, el más alto de los enanos, como dice con punzante sonrisa Carlos Loret de Mola. El espíritu de jibarización de la mayoría tiende a crecer, lo mismo que la fragmentación de la representación política y, con ella, la representatividad de los partidos. (Milenio columna Día a Día)

¿Saben a quién más quieren llevar a la guillotina los Atlacomulcos? En primerísimo lugar a Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, considerada la “estratega general” del apoyo de los recursos sociales para la campaña. (A Aurelio Nuño, secretario de Educación, no lo mencionan, aunque se supone fue el estratega principal de Los Pinos en el Edomex. Luego, al titular de Sedesol, Luis Miranda. A él, aunque sí ganó Toluca, Metepec y Valle de Bravo, le achacan “no haber logrado que los programas sociales fluyeran”. Al doctor José Narro Robles, secretario de Salud, por haber dejado que se perdiera Ecatepec. (Heraldo columna Alhajero)

Movimiento Renovación Nacional

Mientras tanto en el Edomex por fin apareció López Obrador junto a Delfina, a la que abandonó durante toda la jornada del domingo y nunca apareció con ella en la noche angustiosa del domingo. Ayer juntos, el tabasqueño y la maestra, se levantaron los brazos para gritar la consabida consigna: “Voto por voto, casilla por casilla” ¿Podrán contra la poderosa maquinaria que ya los arrolló, con todas sus mañas en las votaciones? Está por verse. (Universal columna Serpientes y Escaleras)

Morena y el PRI cruzaron acusaciones por el presunto rebase de topes gasto de campaña en el Edomex.  En una denuncia presentada ante el INE, Morena señala que el abanderado priista Alfredo del Mazo gastó al menos 374 millones 83 mil 99 pesos.  Lo que significa, afirma, un rebase de 88.5 millones de pesos, lo que equivale a 30.9 por ciento más los 285.5 millones que el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) estableció como tope en gastos de campaña. En su denuncia, que fue integrada al expediente INE/Q – COF-UTF/56/2 017/ EDOMEX, el partido que postuló a Del fina Gómez afirma haber tenido acceso a documentación, facturas y comprobantes de pago de la campaña priista, los cuales no fueron reportados ante el organismo electoral nacional. (Reforma Nota)

Partido Acción Nacional

En la búsqueda de responsables de la derrota panista en el Estado de México, militantes mexiquenses señalan al diputado Ulises Ramírez, quien controla la estructura del partido en la entidad, sobre todo en el llamado “corredor azul”, donde esta vez ganó Morena. Ulises Ramírez fue quien impugnó ante el Tribunal Electoral la nominación Josefina Vázquez Mota. Aunque se sumó e hizo presencia en uno que otro evento, la realidad -dicen-, es que no movió un dedo para promocionar a la candidata, desaprovechando el control y el dominio que aún tiene en la estructura partidista. (Financiero columna Confidencial)

ELECCIÓN COAHUILA

Independientemente del resultado final de las elecciones en Coahuila al contabilizarse el resultado de 100% de las casillas, faltan muchos capítulos por resolver al interior de las autoridades electorales de aquel estado. Entre ellos los procedimientos de remoción de consejeros electorales iniciados en el Instituto Nacional Electoral, INE, contra tres integrantes del Instituto Electoral de Coahuila: Gustavo Espinoza Padrón, Alejandro González y la presidenta, Gabriela María de León Farías. En mayo, nos recuerdan, Espinoza fue acusado por el PAN por evidenciar con presencia y apoyo en redes sociales participación en varios eventos de campaña del PRI, que además fueron denunciados por Morena en el mes de enero. Hasta el momento, el INE ha destituido a 8 consejeros, 7 en Chiapas y una en Colima. Así que está en veremos cómo resolverá el caso coahuilense, donde la oposición salió a las calles para denunciar las irregularidades y falta de claridad del instituto estatal.(Universal columna Bajo Reserva)

Es lamentable e inaceptable lo ocurrido en Coahuila con motivo de la elección del domingo. Setenta y dos horas después de la jornada aún no sabemos quién será el gobernador; la moneda sigue en el aire; hecho inédito y vergonzoso para nuestra joven democracia.  En el fondo, el verdadero escándalo proviene del cinismo y el descaro.  Vamos por partes…  Primero, el gobernador Rubén Moreira, hermano de su antecesor, el impresentable Humberto, designó a Miguel Riquelme como heredero; se convirtió en su jefe de campaña usando poder sin pudor, en favor del candidato priista; ha llevado demasiado lejos su obsesión de grandeza y, sobre todo, la necesidad de dejar a un incondicional que le cubra las espaldas; ha logrado poner de acuerdo a toda la oposición; ha desatado la indignación y la ira de adversarios y votantes.  La injerencia de Moreira (Rubén) ha sido majadera. (Universal columna Ventana)

“Fuimos asaltados por el puto tirano del gobernador y su bola de secuaces; nos hicieron la misma chingadera”. El florido lenguaje no es de un opositor cualquiera. Esta joya verbal es obra y gracia de Humberto Moreira, hermano, y hasta hace seis años protector del hombre que a su juicio se ha robado la elección del domingo. Moreira (Humberto), quien se ha quedado sin fuero y foro, sabe de triquiñuelas electorales para adueñarse de un estado, imponer a su hermano como heredero y luego brincar a la dirigencia nacional del PRI. Para eso se necesita “talento”, cinismo y muy poca vergüenza. Si Humberto Moreira se dice robado, es porque él conoce cómo operan los mecanismos del poder. Moreira, apenas es uno entre tantos damnificados por la elección del domingo en Coahuila. . (Universal columna Ventana)

Multidudinarias movilizaciones ayer en Saltillo y Torreón. Gritos de “¡Fuera el PRI!” y “¡No al fraude!”, resonaron en las calles y plazas de las principales ciudades de Coahuila. Hoy se sabrá el resultado final de la elección. Pero parece un hecho que si gana el PRI arderá Coahuila. (Universal columna Serpientes y Escaleras)

En Coahuila, el gobernador Rubén Moreira Valdez va con todo contra el calderonista Guillermo Anaya. El desaseo electoral es parecido al del estado de México, con todo el peso (descuadrado, primitivo) del gobierno estatal en favor del priista Miguel Ángel Riquelme. Aun cuando el morenista Armando Guadiana y el independiente Javier Guerrero se han unido al panista Anaya en defensa de la necesaria limpieza electoral, el Moreira políticamente superviviente, Rubén (pues Humberto se hunde en la amargura), también está decidido a dar muestras de la dureza que el priismo ha decidido para estas horas difíciles. (Jornada columna Astillero)

Los candidatos a la gubernatura de Coahuila, el priista Miguel Ángel Riquelme, y Guillermo Anaya, del PAN, llevaron su pleito a la radio. En una emisora local, ambos contendientes se dieron tremendo agarrón en el micrófono. De nada sirvió la petición de la autoridad electoral que demandó cordura y que todos esperaran al conteo. Los trancazos verbales estuvieron de a peso, y el riesgo es que los candidatos trasladen su violencia verbal a pleitos callejeros.(Financiero columna Confidencial)

El candidato a la gubematura por la Alianza Ciudadana por Coahuila (PAN, UCD, PPC, PES), Guillermo Anaya, acusó al Instituto Electoral estatal de “hacerle el trabajo sucio” al gobernador Rubén Moreira, y aseguró que tiene 100% de las copias de las actas de escrutinio por lo que el conteo oficial, que arranca hoy, deberá confirmar su triunfo sobre el priista Miguel Riquelme. “El Instituto Electoral de Coahuila está al servicio de Rubén Moreira, del gobernador de Coahuila, y eso lo denunciamos desde el principio del proceso electoral, pidiendo la atracción del INE, porque estaba evidenciado que los consejeros del instituto estaban al servicio del gobernador, y esto es una muy mala noticia para la democracia en Coahuila”, recalcó. (Heraldo Entrevista)

La consejera presidenta del Instituto Electoral de Coahuila (IEC), María Gabriela de León Farías, aseguró que si hay necesidad o dudas, la autoridad electoral abrirá todos los paquetes y habrá un recuento total de votos. Además, adelantó que será hasta el próximo domingo en la tarde-noche cuando se declare a un gobernador electo.”Si hay necesidad de que se recuenten todos los paquetes a la gubernatura lo vamos a hacer para darle mayor certeza a este resultado”, aseguró. “El domingo tendremos nuestra fecha límite, de acuerdo a nuestro calendario electoral (…) en estos días los Comités Municipales y Distritales Electorales harán el cómputo ininterrumpido, tienen que contar los paquetes que tengan y posteriormente el día domingo habrá sesión de Consejo General y se hará la sumatoria para tener resultado definitivo”, agregó. (Universal Nota)

ELECCIÓN NAYARIT

A 48 horas de la virtual victoria de la coalición PAN- PRD-PT-PRS en la contienda por la gubernatura de Nayarit, actores de la sociedad civil advierten que la debacle electoral del PRI es resultado del hartazgo social sobre el actuar de la clase política local y los errores del gobierno estatal. La académica Lourdes Pacheco Ladrón de Guevara, investigadora de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), subraya que los ciudadanos nayaritas se volcaron a las urnas para votar en su mayoría contra el sistema y la clase política. A su vez, el empresario José Francisco Talavera, presidente de la Coparmex Nayarit, subraya que la sociedad se hizo sentir en las urnas y modificó de manera absoluta la radiografía política del estado al arrasar al PRI y retirarle su apoyo. (Universal Nota)

Compartir