Mikel Arriola, 100 kilómetros de Metro; 100 kilómetros de mentiras

201

SUCESIÓN EN LA CDMX

19 DE ABRIL DE 2018

Arremeten Barrales y Mikel… Claudia aguanta

Se realizó ayer el primer debate entre los candidatos a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, y, tras el ejercicio, la competencia entre los aspirantes con mayor aceptación en las encuestas –Claudia Sheinbaum (Morena), Alejandra Barrales (Frente) y Mikel Arriola (PRI)-, se mantiene igual. Lo que se observó ayer en las instalaciones de Canal 11 fueron ataques de la segunda y el tercero en las preferencias –Barrales y Arriola– en contra de la puntera Sheinbaum; sin embargo, la moralista resistió los embates. El que tuvo una actitud distinta fue el representante del Partido Humanista, Marco Rascón, quien utilizó recursos literarios en sus ataques políticos y hasta leyó poesía. En contraste, Lorena Osornio, la candidata independiente y nuera de Alejandra Barrios, se desplomó por sus trastabilleos y por sus nulas propuestas en el debate. Mariana Boy (Partido Verde) y Purificación Carpinteyro (Nueva Alianza) se dedicaron, ambas, a criticar a Barrales y a Sheinbaum, pero también dieron algunas propuestas, como ligar cámaras de vigilancia con las de las casas (Boy) e instalación de concreto permeable para captación de agua pluvial (Puri). Durante el debate hubo propuestas varias: quien prometió acuaférico en Iztapalapa, quienes compitieron por ofrecer kilómetros y kilómetros de Metro, quien propuso autobús exprés en el Segundo Piso. Y más, como miles de videocámaras, transporte gratuito a estudiantes, tarjeta única para todo el transporte público, no criminalizar la mariguana, justicia de barrio y jueces de proximidad. (Crónica Nota)

Intención de voto

Más allá de definir ganadores, después del debate de ayer, Mikel Arriola y su equipo consideran que se elevará a su favor la intención de voto en las encuestas y se colocará muy cerca de la candidata puntera. Con la participación del candidato priista en diversos foros empresariales y debates televisados, el Frente de Alejandra Barrales está en un aprieto, pues nos aseguran que el pelotari pro familia, ya se encuentra en segundo lugar. Con la participación de Mikel, ya se habla de que la competencia será entre la exdelegada de Tlalpan y el exdirector del Seguro Social. Luego del debate de anoche, Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales se negaron a participar con él en un debate organizado por el ITAM para hoy. Hasta el cierre de esta columna no habían confirmado las candidatas su participación. (Excélsior columna Balas Perdidas)

Tendencias matan debate 

La pelea por Ciudad de México parece encaminada a un triunfo de Claudia Sheinbaum, en función del arrastre electoral que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está mostrando en toda la nación pero, además, por la específica influencia social que el tabasqueño mantiene en la capital del país. Sheinbaum no ha sido una mala candidata. No vibra especialmente por la política (como Monreal Martí Batres, dos de los aspirantes originales a la postulación) y suele emocionarse más por los tópicos científicos y prácticos, relacionados con los problemas de la capital. Pero, con sus luces y sombras (entre estas, las impericias y omisiones en el caso de las muertes infantiles en el colegio Enrique Rébsamen, atribuibles no solamente a las autoridades de Tlalpan, y la larga relación de la científica con grupos constructores privilegiados), Sheinbaum está bajo el manto electoral de AMLO y parece muy difícil que Morena pudiera perder en esta demarcación emblemática. (Jornada columna Astillero)

Pelotari ignorado

Que Mikel Arriola entró al debate de candidatos a la Jefatura de Gobierno de Ciudad de México con un discurso incriminador contra Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum, hablando de bandas, narcotráfico y corrupción, pero en esa primera ronda ambas lo ignoraron y aprovecharon el momento para presentarse. La perredista se tomó algún momento para llamar “fantasioso” al priista y mantuvo su perfil propositivo, pero la de Morena de plano soslayó al pelotari, “pues no entiende que vive en una ciudad progresista”. Ninguna atendió la demanda de Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza, de pedir perdón a los capitalinos, y acaso protagonizaron alguna escaramuza entre ellas por el colegio Rébsamen, medioambiente y seguridad. (Milenio columna Trascendió)

No le conviene a Sheinbaum

Abortar las obras del nuevo aeropuerto internacional de CdMx ha de quitar el sueño no solo al gobierno federal, a los inversionistas, proyectistas e ingenieros involucrados, sino y sobre todo a los casi 50 mil trabajadores que están participando en su construcción, y evapora la ilusión de que otras 350 mil personas tengan allí sus empleos dentro de cuatro años.  Paradójicamente, si ganan los principales candidatos de Morena, Claudia Sheinbaum resultaría damnificada porque la carga de su gestión pesará mucho más sin ese polo de desarrollo en una de las zonas capitalinas más pobladas y con mayores índices de marginación en todos los órdenes.(Milenio columna El Asalto a la Razón)

Compra de votos

El equipo de investigación del candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por el PRI, Mikel Arriola, entregó ante la Fepade pruebas contra Morena, PRD y PAN, por la presunta compra de votos, a través de programas sociales y la entrega de despensas y bienes a cambio de apoyos electorales. Asimismo, se informó de la petición al Instituto Electoral capitalino de que adopte medidas cautelares para proteger la equidad en la contienda electoral del próximo 1 de julio.(Economista columna La Gran Carpa)

Grata sorpresa

Durante el primer debate para la jefatura de la CDMX hubo una revelación. Mariana Boy. La aspirante del Partido Verde se llevó la noche. Para mí, la ciudad “no es un botín, es un compromiso”, dijo, y desde ese momento su discurso llamó la atención. Cuando ninguno de los demás se atrevía a hablar de los feminicidios, ella afirmó que el gobierno capitalino ha minimizado el tema; “es increíble que no activen la alerta de género”. No es que lo hayan hecho mal el resto de los candidatos, pero ella fue la única que se presentó con una propuesta, conocimiento de causa y proyectos lógicos e innovadores. Lo que sí quedó claro es que a partir de ayer a Mariana le llaman merecidamente “la jefa Boy”. Los rebasó y ni la vieron venir.(Excélsior columna Frentes Políticos)

 ZZZ… zzz… zzz… ¡Ah, perdón! ¿Ya acabó el debate entre los aspirantes al Gobierno de la Ciudad de México? Si alguien ganó anoche, fueron quienes padecen insomnio, porque aquello estuvo de bostezo. Para variar, el formato elegido por el Instituto Electoral de la CDMX no permitió que hubiera un auténtico debate, sino siete monólogos fragmentados. Eso de la “bolsa de tiempo” -en la que cada quien administra como quiere sus cuatro minutos- habría funcionado si los candidatos hubieran podido interrumpirse unos a otros, rebatirse, repreguntarse y hasta burlarse. Pero no, no fue así. Aunque Javier Solórzano lució tablas haciendo preguntas, el formato le daba más el papel de agente de tránsito que de moderador. A Claudia Sheinbaum se le vio confiada en ir montada en la ola lopezobradorista. No lució, pero no se complicó. Alejandra Barrales iba muy en su papel, concentrada en las propuestas y capoteando los ataques. El priísta Mikel Arriola siguió con su estrategia de tratar de pegarle a ambas, labor en la que casualmente colaboraron Mariana Boy, del Partido Verde; y Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza. Sin duda, mención aparte merece Marco Rascón, que mostró su don de la palabra y hasta se dio el lujo de cerrar leyendo un poema. Y Lorena Osornio, pues, ya puede presumir que estuvo ahí. (Reforma, Columna Fray Bartolomé)