Crónica de un cumpleaños de época

354

Por Juan Ayón Bernal

Ayer sábado, Margarita Zavala celebró sus 50 años acompañada de su esposo y de destacados calderonistas.

¡No! No había aquellos personajes de baja ralea, a los que promete cambiarles su vida, su esperanza, la gente que la acompaña en los días soleados, con lluvia o frío, a sus mítines, ¡No! ¡Ni Dios lo mande!

Era un salón de fiestas, cerca de la Residencia Oficial de Los Pinos. ¡Ay que tiempos señor don Simón!

Y no era la fiesta de aquella añeja película que dirigió Julio Bracho, en la que participaron Joaquín Pardavé, Arturo de Córdova y Mapy Cortés en 1941. Comedia de añoranza porfiriana que recordaba las grandes fiestas de la época, ¡No! Era el cumpleaños de la señora Margarita Zavala de Calderón.

Ella con su inseparable rebozo en la mano derecha; y su esposo, informal, sin corbata, pero con una alegre sonrisa de vivir este presente, no menos aterrador que en su administración, dirían algunos.

Al lugar, la esperaba la distinguida concurrencia, entre ellos, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Alberto Pérez Dayán y Jorge Mario Pardo Rebolledo. También logramos observar a Consuelo Sáizar (ex presidenta de Conaculta) y la primerísima actriz Ana Claudia Talancón.

Estaban también presentes ¡claro que no podían faltar a tan distinguido ágape! los senadores Ernesto Cordero Arroyo, Jorge Luis Lavalle Maury y Héctor David Flores Ávalos. Todos ellos, ¡defensores de las buenas costumbres y el gusto refinado!

También se hizo presente la diputada federal Cecilia Romero Castillo, de reconocida moral, y por convicción, remar a contracorriente de aquellas mujeres que luchan por decidir sobre su propio cuerpo.

Cecilia Romero, antes de entrar al banquete organizado para la primera ex dama de la Nación, dijo a los representantes de los medios sobre Doña Margarita Zavala, centro de tan elogiable postín:

“A Margarita, de cumpleaños, le traigo un detallito, y mi mejor vibra con mi fuerte adhesión, porque quiero que sea Presidenta de México”.

-¡Siempre tan oportuna! Se comentó entre los asistentes.

También citaron a nuestros atléticos representantes de los juegos dedicados a los dioses del Olimpo, los deportistas Aída Román Arroyo, Juan René Serrano y Juan Ignacio Reyes González.

Además de aquellos que viven y se desviven por llevar su vida bajo las buenas costumbres y de la razón de la moral, pues no podían estar fuera de la invitación: Marcelo de los Santos, José Luis Luege Tamargo, Francisco Sainez, Gerardo Ruiz Mateos, Jesús Castillo y Aitza Aguilar, y el distinguido tribuno José González Morfin, entre otros no menos importantes.

En esta gran fiesta que será inolvidable para la señora Margarita Zavala, estuvo acompañada, como lo dictan las buenas costumbres, por su madre, Doña Mercedes y sus hermanas Mónica y Mercedes.

¡Que a todos los guarde la sangrienta y triste memoria histórica de este país!