Maestría y genialidad de los músicos del Conservatorio de Washington

1925

Si dos manos pueden hacer cantar un piano, imagine la sinfonía creativa de una docena de pianistas experimentados y organizados que nos demuestran su virtuosismo en la interpretación de esta pieza del maestro italiano Vittorio Monti.

La pieza es llamada “’Czardas’ (o Csárdás), la cual fue escrita por el compositor italiano alrededor de 1904.

Monti fue un compositor, violinista y director de orquesta nacido en Nápoles el 6 de enero de 1868 y fallecido en su ciudad natal el 20 de junio de 1922. En Nápoles, estudió violín y composición en el Conservatorio di San Pietro.  Fue nombrado director en la Orquesta Lamoureux en París, donde compuso varios ballets y operetas.

La rapsodia ‘Czardas’ es su obra más famosa. Es una pieza folclórica basada en ritmos de Hungría.  El csárdás es un baile húngaro tradicional cuyo nombre proviene de “csárda”, antiguo vocablo húngaro que significa “taberna”. Se originó en Hungría y fue popularizado por las bandas de música gitanas en Hungría y territorios colindantes de Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Ucrania, Transilvania y Moravia, incluyendo algunos lugares de Bulgaria.

En esta ocasión, los músicos y también maestros del Conservatorio de Música de Washington la interpretan con gran genialidad.

El Conservatorio de Música de Washington es una escuela de música comunitaria, fundada en 1984 para atender a niños, jóvenes y adultos que tengan vocación por la música.

Presenta conciertos gratuitos donde participan profesionales de la música virtuosa e invitados.

La Facultad de Piano del Conservatorio de Washington tiene en sus filas a prestigiados músicos de conservatorios y Universidades de Estados Unidos, Rusia y Corea, ganadores de reconocidas Competiciones Internacionales de Piano, solistas de grandes orquestas sinfónicas de América del Norte y Europa.

El grupo se ha presentado en las famosas salas de concierto de casi todo el mundo bajo el de la frase dicha por otro genio, Einstein: “Vivo mis sueños en la música, veo mi vida en la música”. (Redacción)

Si no lo han escuchado, disfrútenlo:

Compartir