Los Spots de Meade nacieron en Los Pinos

101

ODOS POR MÉXICO

Reta a un debate a la semana

El abanderado de la coalición Todos por México, José Antonio Meade propuso un debate semanal entre candidatos a la presidencia, durante su visita a Acapulco, Guerrero.  “No le saquen”, exhortó Meade a sus rivales, argumentando que las familias necesitan saber quién es la mejor opción para brindar estabilidad a sus vidas.  Además, señaló que de esta manera el electorado tendría una mejor oportunidad de ejercer el voto informado, en alusión especial al candidato de Morena, López Obrador. (Heraldo Nota)

Meade presenta programa Avanzar Contigo a pescadores de Guerrero

Por la mañana, en un mensaje a medios, previo a su gira de trabajo por el estado de Guerrero, donde sostuvo reuniones con candidatos, y un encuentro con pescadores de San Pedro de las playas de Acapulco, Meade Kuribreña recordó sus propuestas y cinco puntos de campaña y criticó, que Andrés Manuel diga lo contrario y se resista a debatir. (Crónica Nota)

Es evidente que Anaya mintió: equipo de Meade

EL candidato a la Presidencia de la República de la coalición Por México al Frente, el panista Ricardo Anaya, “tiene cuentas con la justicia, (porque) de menos mintió y están todas las investigaciones de ¡avado de dinero” relacionadas con el caso de la venta de un terreno y nave industrial, dijo Vanessa Rubio, coordinadora de la oficina del candidato presidencial de la coalición PRI-Verde-Panal, José Antonio Meade. (Milenio Nota)

Recibe a Meade reclamo de agua

“¿Y el agua para Chilpancingo?”, preguntaron varias señoras a José Antonio Meade cuando prometió que de ganar la Presidencia va a resolver el desabasto de líquido en los municipios de Taxco y Tixtla.  El aspirante de la coalición Juntos Haremos Historia eludió hablar sobre este problema que enfrenta la capital de Guerrero y en el que el Gobierno de Enrique Peña Nieto incumplió.  El entonces candidato del PRI firmó en marzo de 2012 el compromiso ante notario público y ante cientos de personas en la plaza central Meade prometió ayer la construcción de un acueducto en Tixtla, cuando, según los vecinos, lo que se necesita es una red de drenaje, pues desde hace décadas las aguas negras corren a flor de tierra. (Reforma Nota)

La metástasis de Meade

El rechazo al Presidente y el repudio a lo que significaba el PRI cobró su cuota de votos en 2015 y 2016, lo que llevó a que la selección del candidato presidencial fuera en alguien sin filiación priista. Un ciudadano como Meade, fue la receta electoral. Lo que no habían calculado es que se había acumulado tanta molestia con el Presidente y el PRI, que los negativos están hundiendo la campaña presidencial. Las encuestas lo dicen como un patrón: casi la mitad de los mexicanos afirman que jamás votarían por el PRI, y un porcentaje similar dicen que no votarán por el candidato ciudadano vestido de tricolor. Para esta enfermedad no hay medicina. Meade, con todos sus atributos y experiencia, no está pudiendo darle la vuelta a las tendencias de voto. Quizás porque los diagnósticos comunicacionales son los mismos que llevaron a Peña Nieto al infierno de la opinión pública. Después de todo, quienes desarrollaron la estrategia del mensaje en Los Pinos son los mismos que ahora mandan en la campaña presidencial. ¿Cambiarlos? No está en el ADN del Presidente. ¿Y Meade? Ni quiere ni puede hacerlo. (Financiero columna Estrictamente Personal)

Maquinaria verde

Parece que el PVEM se excedió en el entusiasmo en el último evento de José Antonio Meade, porque ayer llevó a tanta gente que algunos se quedaron afuera de la valla y, muy de lejitos, vieron al candidato en el Polideportivo de Chilpancingo. Se ve que al menos el Verde sí está metiendo su maquinaria para apoyar al aspirante de la alianza Todos por México. (Financiero columna Confidencial)

¿Hasta dónde llegará Peña Nieto para ganar?

José Antonio Meade, el candidato oficial, no va a ganar. La pregunta que todo el país se hace es: ¿cuándo se va a dar cuenta la presidencia y qué va hacer cuando lo asimile? Durante meses el equipo gobernante se había consolado con la idea de que una vez destapado su delfín los recursos políticos, la maquinaria de Estado y la buena imagen del candidato elegido compensarían la impopularidad actual del PRI y el rezago con el que arrancaba su abanderado. Pero eso fue hace unos meses. Al pasar las semanas ha quedado claro que Meade no sólo no avanza en las encuestas de intención de voto, tampoco parecen estar haciendo mella las duras campañas diseñadas para enlodar a los dos candidatos de oposición que le aventajan. A 85 días de la elección, el grupo en el poder contempla la cuenta regresiva sin saber qué otra cosa hacer para insuflar un soplo de esperanza a las posibilidades de Meade. Pero ya han dejado en claro que están dispuestos a recurrir a lo indecible antes de darse por derrotados. Lo que no esperábamos era el uso faccioso para descabezar fiscalías (entre otras, la de Delitos Electorales) y deshacerse así de funcionarios incómodos, la utilización de la Procuraduría para perseguir a un rival deMeade (Ricardo Anaya) y, más recientemente, imponer desde el Trife (el máximo tribunal en materia de elecciones) a un candidato independiente que falsificó buena parte de las firmas exigidas para estar en la boleta electoral. Se supone que incluso en materia de manipulación electoral había límites. Pero la presidencia parece estar dispuesta a romperlos sin que importe acabar con el débil tinglado que el país venía construyendo trabajosamente en materia de instituciones. ¿Qué va a pasar cuando asuma que tampoco la bazuca alcanza para que su campeón resulte vencedor? ¿Qué sigue? ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Enrique Peña Nieto? (País columna Pensándolo Bien)

Los spots nacieron en Los Pinos

Una nueva batería de spots puso en circulación hace unos días el candidato del PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, José Antonio Meade. Están llenos de luz, y algunos observadores recuerdan que esa fue precisamente una de las características de los spots de Enrique Peña Nieto durante la campaña presidencial en 2012. Pues dicen los que saben que el creativo de los spots es el mismo, y responde a las iniciales de Alejandro Quintero, que ha trabajado muy de cerca con el exgobernador y hoy presidente, y que como contribución urgente del inquilino en Los Pinos lo mandó a hacer los spots a la campaña de su candidato. Lo que no aclara nadie todavía es si Pepe Becker, quien estaba haciendo ese trabajo, se mantiene en la campaña de Meade o le dieron las gracias. (Eje Central columna La Trastienda)