La presencia de Acteal, 20 años de impunidad

118

ACTEAL, 20 AÑOS EN LA IMPUNIDAD
Eran cerca de las 11 de la mañana del 22 de diciembre de 1997, decenas de indígenas tzotziles rezaban en el patio de una ermita, perteneciente a la Iglesia cristina pentecostal cuando, de pronto, se escucharon varios disparos que provenían de los matorrales, por lo que todos corrieron a esconderse…

Investigaciones

Tres meses después de la matanza fueron detenidas diversas personas y, el 18 de marzo de 1998, el Ministerio Público de la Federación ejerció acción penal acusándolas por homicidio calificado, lesiones graves y asociación delictuosa, así como de portación de armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y sin licencia…

Incluso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) destacó que las autoridades federales “fabricaron pruebas e indujeron el decir de los testigos a afirmaciones falsas, y más porque el propio Ministerio tenía conocimiento de las irregularidades”.

De los 87 procesados como autores materiales, el Poder Judicial de la Federación ordenó la liberación de 50 responsables, quedando únicamente 28 personas encarceladas. (Excélsior, Juan Pablo Reyes, pág. 28)

EL CORREO ILUSTRADO
Recordar Acteal

Al cumplirse 20 años de la masacre de Acteal, Chiapas, en la que fueron asesinadas 45 personas –hombres, mujeres y niños–, es imprescindible realizar algunos señalamientos. Se trató de un crimen de Estado realizado por paramilitates organizados, protegidos por las autoridades, que atacaron a población indígena indefensa. Sin embargo, no todo culminó allí; con posterioridad a los hechos y habiendo sido condenados los ejecutores materiales de la matanza, voces de la sociedad civil contribuyeron a otorgar impunidad a los criminales.

El periodista Ricardo Raphael y el abogado Antonio Caballero, en su momento director del área jurídica del Centro de Investigación y Docencia Económicas, AC (CIDE, AC) organizaron una campaña mediática para liberar a los responsables argumentado violaciones al debido proceso. La Suprema Corte de Justicia de la Nación aceptó la argumentación y los asesinos de Acteal fueron liberados antes de cumplir las condenas.

Frente a hechos consumados, toda mi solidaridad con los deudos de las víctimas de Acteal. A quienes gestionaron y avalaron la impunidad, tal vez el tiempo les posibilite la autocrítica. Ya se dijo cabe reiterarlo: La verdad es revolucionaria. Carta resumida. José María Martinelli (La Jornada, pág. 2)