“Hasta los huesos”, antesala del “Día de Muertos”

1440

Por Gonzálo Térrez Bonilla

La cercanía de la celebración de los Fieles Difuntos en México, el 2 de Noviembre, la flor de Cempazúchitl, con su amarillo intenso y su olor penetrante; las frutas de temporada y el copal se mezclan en los mercados de la Ciudad de México en los días previos.

En los braceros, con el carbón encendido, se quema el copal, de un olor dulzón; resina aromática del “Bursera”, árbol endémico de nuestro país,  que sólo se quema en los templos.

El papel picado de colores que adornará las ofrendas a Los Muertos, ofrenda que integrará todo aquellos que le gustaba a los fieles en vida.

En fin, todos los recuerdos y todas las costumbre que se extienden a las plazas públicas, hogares y panteones del país.

Una de las figuras más reproducidas entre calacas y muertos es “La Catrina”, del grabador, editor y caricaturista José Guadalupe Posada, quien la bautizó como la “Calavera Garbancera”. Tuvo la intención de burlarse de la gente que vendía “garbanzo”, porque tenían sangre indígena y pretendían ser europeos.

Mexicanos que pretendían ser españoles o franceses, y tan comunes en la dictadura de Porfirio Díaz, quienes además renegaban de su origen, raza y herencia cultural.

Los textos de los opositores a la dictadura porfirista y a su grupo, escritos de manera burlona eran acompañados de cráneos y esqueletos.  Eran calaveras vestidas con ropa de gala, bebiendo pulque, montadas a caballo, en fiestas de salón o de barrio.

La palabra “Catrín” definía a un hombre bien vestido con ropas finas, acompañado de alguna dama con las mismas características, “La Catrina”, que personificaba la pobreza, los errores políticos y la hipocresía de la sociedad porfirista.

A esa “Calavera regiamente ataviada”, el pintor Diego Rivera la bautizó como la “Catrina”. Personaje que es la presentación universal del “Día de Muertos” en México; tambien es el personaje central en el cortometraje animado escrito y dirigido por René Castillo en 2001, “Hasta los huesos”.

El cortometraje trata de un Hombre y su llegada al mundo de los muertos, donde es recibido por un gusano, calacas sonrientes y la mismísima Catrina. Poco a poco el personaje descubre que, salvo algunos inconvenientes, estar muerto no es tan malo.

Las voces son de  Bruno Bichir, Daniel Cubillo, Claudia Prado, Celso García, María Urtuzuástegui; Fotografía de Sergio Ulloa y Dirección de Arte de Cecilia Lagos.

La música es del grupo “Café Tacuba” y la interpretación de la inconfundible Eugenia León cantando “La Llorona” en voz de “La Catrina”.

Ese es la esencia del Día de Muertos en México

Si deseas ver el cortometraje y la interpretación de Eugenia León te agregamos a este texto “Hasta los Huesos”: