Fragmento del Muro de Berlín será subastado en la CDMX

419
August 12-13, 1961, Berlin, Germany --- Thousands of Germans gather to celebrate the demise of Communism with the symbolic fall of the Berlin Wall. --- Image by © Regis Bossu/Sygma/Corbis

El próximo 27 de mayo será subastado en la Ciudad de México el fragmento 266 del muro de Berlín, pieza principal del Museo de Historia Moderna.

A partir de este jueves podrá ser visto en el mencionado recinto ubicado en la colonia Roma de la capital mexicana.

La histórica pieza fue adquirida por el Museo Moderno en 1990, un año después de la caída del Muro de Berlín y debido al cierre de la institución cultural, se llevará a cabo su subasta.

Esta pieza de colección fue adquirida por el Museo de Historia Moderna en 1990, un año después de la caída de Muro de Berlín y a casi tres décadas de distancia  será subasta debido al cierre de la institución cultural donde se encontraba, informó Morton Subastas en un comunicado.

En la página oficial de “Morton Subastas” se especifíca que el segmento monolítico del Muro de Berlín, elaborado en hormigón armado, tiene un costo estimado entre 650 mil y 900 mil pesos.

Otros fragmentos del Muro de Berlín se encuentran en lugares emblemáticos como El Vaticano, la sede de la CIA en Washington DC, en el Rockefeller Center de Nueva York, el Santuario de Fátima en Portugal, en la sede del Parlamento de la Unión Europea y el parque Berlín en Madrid.

El año 1989 marco un parteaguas en la historia del mundo.

Ese año se rompió el sistema de dos poderes surgido desde la Segunda Guerra Mundial y que había enfrentado a los dos bloques económicos durante la Guerra Fría.

La acelerada competencia armamentista entre las dos grandes potencias, Estados Unidos de América y la Unión Soviética, habían implicado enormes desembolsos económicos.

El desorden económico se extendió por el inmenso territorio de la URSS y alcanzó a los países socialistas de Europa del Este.

Cuando en 1985 Mijaíl Gorbachov ocupo el poder en la URSS, empezó a implantar profundas reformas económicas, conocidas como perestroika (reestructuración), y políticas conocidas como glasnost (apertura, transparencia).

LO anterior hizo que los países del bloque socialista, incluida la República Democrática Alemana, colapsaran.

La población exigió entonces que se abrieran las fronteras entre las dos Alemanias, el 9 de noviembre de 1989 el jefe de estado, Egon Krenz, finalmente anuncio la libertad de tránsito hacia Berlín Occidental, ya que hasta ese entonces la ciudad alemana estuviera dividida por un muro de 45 kilómteros de largo.

Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la división de Alemania.

Compartir