Escenario de 2017 en Edomex, el uso y la costumbre cuando se vota

535
Pirmer Debate Edomex

De los cuatro procesos electorales que se llevarán a cabo el 4 de junio de 2017, sobresale el que se refiere a la elección de gobernador por el Estado de México, que se le ha dado en llamar la “madre de todas las elecciones” o el “Laboratorio al 2018”.

Una encuesta realizada por Consulta Mitofsky durante el mes de abril, arroja información con detalles de choque entre el electorado, reacción que tiene que ver más con los usos y las costumbres añejamente enraizadas en los procesos electorales de nuestro país que con la reflexión profunda, si bien ya se ve una mayor tendencia hacia este último aspecto.

De una muestra de 800 ciudadanos con credencial para votar en el Estado de México, la mayoría sabe de la realización de la votación, desde quienes afirman conocer la fecha exacta (42.4%) o que sólo saben de año (8.3%); y hay un interesante 29.6% que señala el 2018 como el año de la votación (en clara confusión con la elección federal).

También, la mayoría de los entrevistado indican que acudirán a emitir su sufragio, dividiéndose entre el 57.7% que lo aseguraron y el 21.7 que señalaron que sí es probable que acudirán.

En lo que se refiere a la evaluación de los partidos que entrarán en contienda, y refiriéndonos sólo a PRI, PAN, PRD y MORENA, el que mejor la libra es este último con un 27.4% de buena opinión, seguido por el 20.3 del tricolor, 17.4 de los albiazules y atrás el sol azteca con un 15.8.

En el posicionamiento de los candidatos, el 89.3% dijo conocer a Alfredo del Mazo y el 35.8 tuvo mala opinión de él; a Josefina Vázquez Mota le conoce el 84.5 y tiene mala opinión de ella el 28.1%; a Juan Zepeda lo conoce el 61.7% y un 10.8 tiene mala opinión de él; y el 81% señaló conocer a Delfina Gómez y el 15.6 tuvo mala opinión de ella.

Pero, aquí surge la duda sobre el posible comportamiento del electorado, hablando en números generales, pues el 46.4% de los encuestados dijo que nunca votaría por Alfredo del Mazo, sin embargo el 42.6 indicó que creían que él ganará la elección, o sea, pronóstico reservado.

A poco menos de un mes del proceso electoral no hay nada seguro, las tendencias no siempre son permanentes, fluctúan conforme se acercan la fecha de votación y quizá nos podamos llevar una sorpresa.