En lugar de debates, Anaya y Meade deberían de declarar ante PGR: AMLO

153

13 DE MARZO DE 2018

JUNTOS HAREMOS HISTORIA

Descarta López Obrador participar en debates

Si José Antonio Meade y Ricardo Anaya tienen muchas ganas de debatir en este periodo entre campañas, “que lo haga entre ellos”, afirmó Andrés Manuel López Obrador, y de paso los invitó a declarar ante la Procuraduría General de la República “por las acusaciones de presuntos actos ilícitos de los que ambos se han señalado”.  El candidato presidencial de Juntos Haremos Historia reiteró, además, que él no asistirá a otros debates que no sean los organizados por el Instituto Nacional Electoral (INE). (Jornada Nota)

Fraude Posible

López Obrador dice llevar 16 puntos de ventaja. Y aún con esa ventaja, cree que el fraude es posible, cree que esta vez pueden hacerle un fraude de 16 puntos de la votación. En el padrón electoral registrado, de 85 millones de ciudadanos, 16 puntos son 13 millones 600 mil votantes. Supongamos que en 2018 vota solo la mitad de los empadronados. Para robarle la victoria a López Obrador, los autores del fraude tendrían que quitarle a él, o ponerle a otro, o las dos cosas, el equivalente de 6 millones 800 mil votos. El Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tendrían que dejar pasar por sus controles 6 millones 800 mil votos fraudulentos. Hay que tener mucha fe en la credulidad de la gente para sostener que es posible una república comicial como la descrita. Creo que el primero en no creer en ella es el propio López Obrador. Pero su fuerte no es la credulidad, sino la propaganda. Y la caricatura de una república comicial capaz de todo, es la pieza de propaganda clave de su verdadera fe democrática: si pierdo, hay fraude; si gano, no. (Milenio columna Día con Día)

Fabricantes del nuevo Complot

Cobra mayor verosimilitud la versión de que una reunión del presidente Peña Nieto con empresarios clave del país fue utilizada para solicitarle “robarse” las elecciones de este año a fin de impedir la llegada de Andrés Manuel López Obrador. De acuerdo con fuentes acreditadas, el hecho ocurrió al término de un encuentro, celebrado el 14 de diciembre pasado, entre el mandatario y el Consejo Mexicano de Negocios, que reúne a 50 magnates. Los reportes disponibles indican que al término del evento, Claudio X. González Laporte, que lidera al citado Consejo, pidió al Presidente un momento aparte para hacerle un comentario privado, por lo que ambos se dirigieron a una oficina, donde habría ocurrido la petición de “robo” electoral, más estrafalaria si se considera que desde el entorno personal de este empresario han surgido acres cuestionamientos sobre actos de corrupción en la administración Peña Nieto. El 31 de enero pasado, 45 días después, el propio López Obrador denunció la existencia de este reclamo y aseguró que el mismo había sido recibido por el mandatario con perplejidad e indignación. En esa línea se han venido sumando expresiones como el autodenominado portal de noticias pejeleaks.com; de aplicaciones para teléfonos celulares como “Mata un peje zombie“, y múltiples cuentas en redes sociales cuyos administradores tienen capacidad técnica y económica para “viralizar” contenidos. El nombre de sus directivos, técnicos, patrocinadores o supuestos periodistas pertenece al más absoluto misterio. Estudios iniciales revelan que estos proyectos digitales están lejos de ser creaciones de improvisados. Su entrada en escena necesariamente fue respaldada por una inversión en equipo y en dispositivos varios para ocultar la sede y cualquier otra información sobre sus operadores. En este contexto, un personaje capta sospechas dentro y fuera del primer círculo del candidato de Morena. Este personaje es Juan José Rendón, un controvertido publicista. De quien Enrique Ochoa negó que el PRI lo haya contratado. Por ahora es un misterio también la actitud que las autoridades electorales y el resto de los candidatos asumirá frente a este tipo de recursos que harían palidecer de envidia a los ficticios o reales conspiradores rusos que tanta fama han cobrado. (Universal columna Retrato de Hereje)

Capoteó con una “verónica”

Tras el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que autorizó la realización de debates no oficiales en los 20 días que quedan de intercampañas, corrigiendo -una vez más- la prohibición del INE de sólo validar los tres debates oficiales en las campañas formales. Fue una queja del PRI y su candidato José Antonio Meade, tercer lugar en las encuestas, secundados por los industriales de la CIRT y TV Azteca, lo que dio pie a que los magistrados permitieran los debates extraoficiales, por un criterio de “libertad de expresión”. Y fueron el tercero y segundo lugar en las encuestas, Meade y Ricardo Anaya los primeros apuntados y hasta lanzaron retos al rejego puntero. “Que le entre”, “que si tiene pantalones”, “que si tiene miedo a debatir”, “que si los ciudadanos quieren confrontación de ideas “, dijeron el priista y el panista en abierta provocación a Andrés Manuel López Obrador para que debata con ellos en foros mediáticos. Pero como dicta el manual de conveniencia, López Obrador siguió la máxima del primer lugar y capoteó con una “verónica” a sus urgidos contrincantes: “Me quieren echar montón. Si tienen muchas ganas de debatir Meade y Anaya, que debatan entre ellos”, respondió el de Morena, quien dijo que no responderá a provocaciones “machistas” de sus contrincantes. Fue lo mismo que hizo Enrique Peña Nieto hace seis años cuando las encuestas lo colocaban como el primer lugar y favorito para ganar aquellos comicios presidenciales. “Declinamos su amable invitación, pero el candidato no asistirá”, dijo el coordinador Luis Videgaray en una carta a Carmen Aristegui. (Universal columna Serpientes y Escaleras)

Debates y medios

López Obrador ya no habla del cerco informativo, aunque se sigue quejando de los medios o los periodistas que lo critican. Ha cuestionado a la “prensa fifí” y los trabajos críticos de articulistas como Jesús Silva-Herzog Márquez y Enrique Krauze, así como una caricatura de Paco Calderón. El cerco informativo, si acaso, lo sigue construyendo él. Una vez que el Tribunal Electoral derogó la censura a los debates en la intercampaña, López Obrador declaró que él no participará más que en los que organice el INE. No sorprende que López Obrador rehúya las entrevistas y los debates. Una regla general en las contiendas electorales es que al puntero le conviene evitar unas y otros. Es lógico. En estos encuentros el candidato puede cometer errores y perder votos. López Obrador ha encontrado, como Donald Trump, que puede mandar mensajes directos a los electores a través de redes sociales, con un control total sobre los contenidos y sin pasar por los molestos medios. La estrategia de López Obrador es lógica y la asumiría, supongo, cualquier candidato que encabece las encuestas en una elección. Lo que ya no tiene sentido para el candidato de Morena es quejarse de la cobertura de los medios o del supuesto cerco informativo. No sólo no existe, sino que seguramente nunca lo hizo.(Reforma columna Jaque Mate)

Fama de candidatos de Morena llega a EU

La “fama” de algunos de los candidatos traspasa las fronteras. Nos dicen que la coordinadora de la campaña de Andrés Manuel López Obrador, Tatiana Clouthier, se las vio difíciles en una exposición que dio ayer en el seminario Estrategias Electorales, en la George Washington University, Estados Unidos. Nos comentan que algunos alumnos la cuestionaron sobre la inclusión de Napoleón Gómez y Cuauhtémoc Blanco como candidatos de la alianza de Morena con PES y PT. La ex panista se defendió diciendo que ella sólo promueve a AMLO y no a los demás candidatos, pues ése es asunto de partidos. De pasada, doña Tatiana le dio un machucón al ex presidente Vicente Fox: dijo que don Vicente se convirtió en un vocero “de no sabemos quién”. (Universal columna Bajo Reserva)

Morena y El Peje: campañas en efectivo

De Norte a Sur. De Aguascalientes a Zacatecas y las 30 entidades restantes, la constante es única: -En la inmensa cantidad de actividades, propaganda, apoyo a promotores, utilitarios y nómina, Morena paga en efectivo. ¿Por qué si recibe prerrogativas del INE y debe justificarlas? Éste asignó 649 millones, 217 mil 254 pesos para este año al partido propiedad de Andrés Manuel López. Ahí están incluidos casi todos los capítulos considerados por el organismo de Lorenzo Córdova: actividades ordinarias, gastos de campaña, actividades específicas, franquicias postales y franquicias telegráficas. No todo, hacemos la acotación, porque ausente de estos cálculos están decenas de millones de spots en los cuales la estrella es el tótem de Morena, el político de Macuspana. (24 Horas columna Teléfono Rojo)