El poder y sus canonjías, mantenerlo a costa de lo que sea

176
Encuesta Pop Group junio
Por Clark

Algo apesta a podrido en México, se está creando un polvorín sin las mínimas medidas de seguridad, si estalla nos estaríamos colocando en una de los peores momentos de agresividad que haya registrado el país en su historia, lo que traería consecuencias funestas y hechos impensables.

Las ambiciones económicas del grupo en el poder, del pri de peña nieto, están en su punto más álgido y dando muestras de desesperación, y si las mezclamos con el temor creciente de caer en las garras de la justicia por los robos y fraudes cometidos (muchos de ellos descubiertos e inmediatamente encubiertos), entonces se conforma el caldo de cultivo para buscar al precio que sea el fraude electoral rumbo a la presidencia de la república.

El que López Obrador lleve la delantera de 20 puntos a más en las encuestas presidenciales sobre el segundo lugar, no es obstáculo para echar a andar el mecanismo fraudulento a favor del que está en tercer lugar en los ejercicios demoscópicos, así tenga 30 puntos o más de diferencia en relación con el puntero.

Por eso es que ahora resulta altamente sospechosista el cambio de actitud de los actores con peso político que siempre han estado en contra de AMLO. Las televisoras han dejado fuera las descalificaciones y si bien no las han trocado en elogios si la han cambiado por el reporte meramente informativo; el frente belicoso que la minoría rapaz empresarial tenía abierto contra el tabasqueño ha sido casi conjurado, minimizado a la expresión de reuniones para limar asperezas y anunciar las coincidencias; la disminución de los ataques del pri y su abanderado al líder de las encuestas y el aumento en la fiereza de los ataques de los ataques contra ricardo anaya, segundo lugar de las preferencias; así como la casi defensa que hiciera el vocero presidencial de la figura del de Macuspana, negando y calificando de fake news un posible acuerdo de impunidad entre peña nieto y Andrés Manuel.
Encuesta Mitofsky junioPero no sólo eso, las empresas encuestadoras que hace 6 y 12 años se desgarraban las vestiduras porque se ponía en duda la veracidad de sus reportes, gritaban a los cuatro vientos que sus números tenías bases científicas y que por ellos sus resultados eran completamente confiables; hoy, en el camino hacia la presidencia de 2018, en voz de sus representantes las encuestadoras dicen lo contrario, que un levantamiento de datos sólo es una muestra de momento, que no encierra la verdad de lo que puede pasar y que sólo hasta el día de la votación se conocerá la real tendencia y el auténtico resultado. ¿Por qué el cambio de argumento?

En cualquier país que se diga democrático, como se supone que es el nuestro, a 21 días que se realicen los comicios presidenciales, a 16 días de que se terminen las campañas electorales, el que el promedio de las encuestas señale diferencias de 20 y 30 puntos del segundo y tercer lugar respecto del líder sería más que suficiente para señalar la tendencia como irreversible, y sólo se esperaría al anuncio oficial del ganador, porque no hay tiempo para poder deshacer esa ventaja.
Encuesta Bloomberg junioPero, hete aquí que estamos en México, donde puede pasar cualquier cosa como no puede pasar nada, estamos en el país donde las cadenas corruptas son la que mandan, el país que sólo obtuvo 29 puntos de 100 posible en el Índice de Percepción de la Corrupción 2017, en el país en que los corruptos se agrupan en la élite económica y entre todos sangran a la ciudadanía y venden en pedazos la patria y que es justamente ese grupo que busca la fórmula mágica para mantener el poder y sus canonjías pasando sobre los intereses y necesidades de lo que no forman parte de ese selecto grupo.

Así, no resulta extraño que el pri-gobierno esté intentando por todos lados bajar del segundo lugar a ricardo anaya, para que junto a josé antonio meade intenten el asalto al primer lugar que tiene Andrés Manuel López Obrador y llevar a cabo un fraude electoral de magnitud gigantesca que convierta a México y su ciudadanía en el hazmerreír y vergüenza mundial de la democracia.

Lo que no están calculando es la reacción del electorado ante el golpe de estado de facto, de la protestas y manifestaciones de repudio que se podrían organizar ante el hecho… o quizá sí lo contemplaron, porque además de los numerosos grupos de golpeadores a sueldo que tiene el gobierno (disfrazados de organizaciones sociales)  crearon la Ley de Seguridad Interior, para utilizarlos en ese escenario y provocar golpizas y masacres legales en aras de mantener las prebendas que da el poder absoluto.

Algo apesta y muy podrido en México.