El adiós a Daniel Viglietti, combatiente de injusticias y dictaduras

234

Por Gonzálo Térrez Bonilla

Desde las 10 de mañana de este martes fue velado en el Teatro Solís, de la Ciudad de Montevideo, Uruguay, el cantautor Daniel Viglietti, quien muriera la noche del lunes a los 78 años de edad en un quirófano.

Al lado del ataúd, estuvo la guitarra con una cuerda rota, instrumento  que lo acompaño durante 30 años y que tocó, todavía en buenas condiciones, el viernes pasado en el Auditorio Batalla de Las Piedras a 30 kilómetros de la capital uruguaya, en el concierto “Recordando al Che Guevara”.

Entre los que estuvieron en el velorio, se encontraba el ex presidente José Mujica, compañero de muchas batallas y acciones que encabezaron en la defensa de los derechos humanos, no solamente de Uruguay, sino de América Latina.

El 9 de septiembre, Daniel Viglietti estuvo presente en el homenaje por los 50 años de la muerte de Ernesto Che Guevara que se llevó a cabo en la ciudad oriental de Vallegrande, Boliva,  ya que su música se nutrió de la lucha social, del Che Guevara, así como del líder tupamaro Raúl Sendic, personajes que se convertirán en sus referentes éticos.

Viglietti nació en 1939 en Montevideo y fue uno de los mayores exponentes del canto popular uruguayo y un referente para varios cantautores latinoamericanos.

El autor uruguayo fue uno de los personajes que combatió a las dictaduras en la década de los sesenta y setenta en América Latina, ya que cantar canciones contra la injusticia y los militares, era un arma importante de los movimientos populares.

A pesar de haber tenido una formación como guitarrista clásico, se consolidó como músico folklórico y durante las décadas de 1960 y 1970 se afirmó como parte del movimiento de canto popular con canciones vinculadas a la ideología de izquierda y las luchas sociales.

“Canciones para el hombre nuevo” fue su tercer álbum que fue grabado mayormente en La Habana en 1967 y editado por el sello Orfeo en 1968.

Fue apresado en 1972 por la dictadura militar uruguaya, pero los escritores Julio Cortázar y Jean Paul Sartre emprendieron una campaña por su liberación para luego exiliarse en Argentina y Francia entre 1973 y 1984.

A su regreso a Uruguay publicó con Mario Benedetti una colaboración titulada “A dos voces”, en la que quedaron registradas recitales que ambos dieron durante el exilio.

Musicalizó poemas de escritores como Líber Falco, César Vallejo, los españoles Rafael Alberti y Federico García Lorca, y el cubano Nicolás Guillén y muchos más.

La composición más conocida en la de “desalambrar”. Pero también se encuentra “Canción para mi América”, “milonga de andar lejos “ y “Gurisito”.

Muchas de las canciones de Vigletti, fueron cantadas por la chilena Isabel Parra, el español Joan Manuel Serrat, la argentina Mercedes Sosa, la mexicana nacida en Costa Rica, Chavela Varga y la venezolana Soledad Bravo.

Daniel Viglietti seguira cantando con la misma urgencia para construir un mundo más justo, seguirá desalambrando el futuro de los pueblos que luchan y seguirá fecundando sus canciones para crear al hombre nuevo.