Bloqueo de Páginas Web, casos excepcionales: SCJN

497

Por Eduardo Flores Ortiz

Bloqueo de páginas web sólo caso excepcional determina la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Argumenta que es incompatible con el derecho humano de la libertad de expresión.

Los casos excepcionales, señala la SCJN, son aquellas páginas web que por sus contenidos se traduzcan en expresiones prohibidas. Es decir, todas aquellas que el derecho penal internacional las tipifique como delitos.

El Semanario Judicial de la federación publicó lo anterior en cuatro tesis juridisprudenciales como resultado de la resolución de diversos juicios de amparo.

 Conforme a lo estipulado por el Consejo de derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, la Segunda Sala de la SCJN afirmó que Internet ha pasado  a ser un medio para que las personas ejerzan su derecho a la libertad de expresión y de opinión.

Por lo tanto, las restricciones a determinados tipos de información o expresión admitidas en virtud del derecho internacional de los derechos humanos también resultan aplicables a los contenidos de los sitios de Internet.

Los Ministros Alberto Pérez Dayán, Javier Laynez Potisek, José Fernando Franco González Salas y Eduardo Medina Mora  señalaron que es fundamental hacer la precisión muy clara entre tres tipos de manifestaciones:

-Las que constituyen un delito según el derecho internacional

-Las que no son castigadas como delito, pero pueden justificar una restricción y una demanda civil

– Las que no dan lugar a sanciones penales ni civiles, pero que plantean problemas en términos de tolerancia, urbanidad y respeto por los demás.

Por lo anterior, el bloqueo de una página de Internet solamente está autorizada en casos excepcionales, como aquellas que:

  • Incitación al terrorismo
  • Las que siembran el odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia –difusión del discurso de odio por Internet–
  • La instigación directa y pública a cometer genocidio, así como la pornografía infantil

El Estado mexicano ha buscado de todas las formas posibles, censurar, bloquear y perseguir a todas aquellas personas que critican, atacan y sacan información considerada como “confidencial” cuando en realidad se denuncian actos de corrupción y abusos de funcionarios públicos, líderes sindicales, diputados, senadores, así como gastos insultantes, a costa del erario, de las esposas e hijos de funcionarios.

La decisión de la SCJN ya los acota a todos estos personajes de la vida pública, pero habrá que estar alerta porque de forma aceptan la libertad de expresión, pero de fondo, la debilitan.