¿Así no, entonces cómo?

122
Por Clark

Y sí, son una minoría rapaz.

Otra vez, como siempre, los empresarios se están escudando en el manto de la virgen abjurando de sus prácticas leoninas, desgarrándose las vestiduras y gritando a las cuatro vientos tener cualidades que están muy lejos de poseer.

Los líderes empresauriales siempre hacen oídos sordos a la demandas de mejorar realmente el entorno económico, adecuando los precios de los bienes y servicios, pero sobretodo las condiciones salariales y de prestaciones sociales de los trabajadores.

Por el contrario, esta minoría rapaz busca, como buen mercader, la maximización de la ganancia con la minimización del gasto y en ello va el sueldo de los empleados, que se ven en la necesidad de aceptar muy bajos sueldos, con pocas o sin prestaciones sociales y desarrollando actividades que corresponden a dos y hasta tres personas, las más de las veces contratando trabajadores por la vía del outsourcing (método aplicado por los dueños de empresas) hasta el abuso para no permitirles que adquieran derechos por antigüedad.

Los empresaurios son miserables en lo que a salarios y prestaciones sociales para los trabajadores se refiere, pero de piel muy delgada y dignidad excesivamente sensible cuando alguien les dice de frente cuál es su verdadero rostro, no están capacitados para que se les diga la verdad.

Acostumbrados a que los gobiernos y funcionarios les rindan pleitesía, permitiéndoles romper leyes, corromper autoridades, ser cómplices de los políticos en su incansable búsqueda de beneficios mutuos y, en general, salirse con la suya en todo, que Andrés Manuel López Obrador les señale su rapacidad, su responsabilidad sobre el fraude electoral de 2006 y el nuevo intento por influir este 2018 con una spot utilizando niños, así como su responsabilidad de mantener al país sumido en la depresión económica, hace que lloriqueen y quieran autoreconocerse virtudes que están muy lejos de poseer.

En un desplegado de prensa, del jueves 3 de mayo, el Consejo Mexicano de Negocios -CMN- (organismo opaco que forma la minoría rapaz) dice en unos de sus párrafos que:
Les asiste la razón al CMN en cuanto a que brinda empleo, lo que no señalan es bajo qué condiciones; dice que se invierten muchos millones en el país, lo que explican es porque ha bajado la competitividad en el entorno internacional; dice que contribuye al crecimiento de la economía, pero no explica porque ha subido la inflación y ha aumentado la pérdida de poder adquisitivo.

En otro párrafo de dicho desplegado, que a mi parecer es el meollo del asunto, se indica que:
Dice el CMN estar abierto a las fuerzas políticas y que no es denigrando y calumniando como se establece una relación constructiva, pero hace una clara distinción en el trato en cuanto se refieren ya sea al PRI, PAN o alguno de los llamados “candidatos independientes” y al candidato de Morena, aprovechando cualquier idea de este último para ponerla en duda y señalar que no es la persona idónea para dirigir los destinos del país, además sin decir nada de una campaña injuriosa claramente en su contra de un organismo como Mexicanos Primero, que pertenece a uno de los clanes que forman el consejo.

Entonces, en el CMN no quieren que nadie, mucho menos Andrés Manuel López Obrador, les diga la verdad sobre su actuación en torno al desarrollo del país, sólo ellos pueden sentirse injuriados y calumniados, exigiendo que les sean respetados sus usos y costumbres.

Lo que tampoco quieren darse por enterados los del CMN es que somos millones de mexicanos los que les mentamos la madre por tener tan poca madre en lo que se refiere a empleos, salarios y prestaciones y porque no nos queda de otra que aceptar los empleos que ellos generan en condiciones leoninas lucrando gustosamente con nuestras necesidades más primordiales, pero así es como ellos establecen, con políticos y funcionarios, una
Entonces, señores del CMN, ¿Así no?, entonces cómo, ¿con mentiras, abusos y apariencias?