AMLO va a ganar las elecciones: Germán Martínez

97

12 DE MARZO

SUCESIÓN PRESIDENCIAL

JUNTOS HAREMOS HISTORIA

Martínez Cázares: AMLO va a ganar holgado y de calle

Tras subrayar que fue muy feliz en sus años de militante del PAN y que no carga odios ni rencores, Germán Martínez Cázares, actualmente candidato plurinominal al Senado por Morena, señaló que va a defender con todo el triunfo de Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de julio, elección que, dijo, “ganará holgado y de calle”. En entrevista, el abogado especialista en derecho constitucional, precisó que no está en Morena por un hueso, simplemente ya no me ilusionaba el PAN. Sólo López Obrador sabe convocar a todos los sectores de la población pues tiene el discurso menos beligerante. “Mientras en otros lados tiran balas publicitarias, Andrés Manuel está sereno, ha cambiado. Yo veo que López Obrador está encontrando esos puntos de coincidencia que tenemos como mexicanos y hay quienes quieren basar su campaña en encontrar diferencias y alentar a la división; pero yo veo a Andrés Manuel con actitudes de Jefe de Estado y no sólo un barato candidato demagógico a la Presidencia”, indicó. (Razón Entrevista)

Admite AMLO “guiño” a EPN

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, aceptó haberle hecho un “guiño” al Presidente Enrique Peña Nieto al reconocerle su decisión de no intervenir en las elecciones. Entrevistado en San Luis Potosí, donde se reunió con empresarios e integrantes de la estructura de Morena, el aspirante celebró las expresiones del Jefe del Ejecutivo, aunque reconoció que se trata de un político que tiene mala fama. -Lo del reconocimiento a Peña, ¿no es un guiño para una transición pacífica, un guiño a Peña?, se le preguntó. (Reforma Nota)

Las “pruebas” de AMLO

AMLO volvió a las andadas en aquello que lo ha caracterizado en los últimos años, advertir que tiene “información privilegiada y de primera mano” que supuestamente compromete a sus adversarios, aunque luego no presente pruebas. Esta vez el candidato de Morena aseguró que en breve dará a conocer información que “comprueba” que el empresario Claudio X. González está reuniendo “miles de millones de pesos” para desatar la guerra sucia en su contra. ¿Esta vez sí será un golpe efectivo del tabasqueño o de nuevo recurrirá a petardos cebados? (Financiero columna Confidencial)

Peña-AMLO, ¿quién dará el primer paso?

Tal como se ve hoy la carrera presidencial, de seguir las actuales tendencias en las encuestas, hay un encuentro y un diálogo que se volverá inevitable: el presidente Enrique Peña Nieto y el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, que pasaron de ser contrincantes acérrimos en 2012 a ser, en este 2018, civilizados rivales. Podrían llegar a reunirse y a dialogar por primera vez en sus historias políticas, pues a la fecha los dos personajes no se conocen y nunca se han reunido en privado a pesar de haber coincidido y rivalizado políticamente al menos en la última décadaLa idea de ese encuentro posible ya se maneja tanto entre los asesores de Peña como en los estrategas de López Obrador, luego de que en la actual contienda ha habido guiños políticos de ambos lados, muestras de civilidad y hasta una promesa de “amnistía política” para el presidente de parte del actual puntero en las encuestas presidenciales. En ambos lados, tanto en Los Pinos como en el cuartel de Morena empieza a verse como un escenario “sano y necesario”, antes o durante las campañas por la Presidencia, que hubiera un diálogo directo en el que se hablara de los términos políticos de una eventual transición de poder que les podría tocar protagonizar a los dos personajes si no hay un vuelco mayúsculo en las encuestas que hoy apuntan exactamente hacia esa dirección. Eso sí. Mientras en el gobierno federal hay un ala que le sugiera a Peña ir pensando en un acercamiento con el hasta ahora posible ganador de la sucesión, hay otra ala dura que ya prepara un golpe al candidato de Morena. Se trata, dicen, del mismo método favorito del grupo que controla Hacienda, y hablan de “documentos que probarían transferencias de dinero entre México y Venezuela para acreditar los presuntos nexos entre la dictadura bolivariana de Nicolás Maduro y el movimiento de López Obrador. El expediente, dicen, está armado y sólo esperarían a que “se resuelva definitivamente el caso Anaya” para hacerlo público. ¿Entonces habrá guerra o diálogo con el que podría recibirles el gobierno. (Universal columna Serpientes y Escaleras)

Simpatizante de AMLO que está en nómina de CDMX

Luego de que fuera cancelado el proyecto del Corredor Chapultepec, en diciembre de 2015, el titular la paraestatal ProCDMX, Simón Levy, prácticamente desapareció de la agenda del Gobierno de la Ciudad y de los medios de comunicación. Aunque nunca dejó de estar activo en sus redes sociales e incluso dio cuenta de sus viajes a China, a propósito de la Cátedra México-China que encabeza en conjunto con la UNAM, desde hace varias semanas Simón Levy no tiene tapujo en dejar claras sus preferencias políticas. El aún funcionario del Gobierno capitalino ha mostrado en reiteradas ocasiones su respaldo a la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, aunque a algunos esto no les causa mayor asombro, para otros no es más que una muestra de que se encuentra más distraído en otros frentes que en su titularidad al frente de la agencia encargada de atraer inversiones a la Ciudad de México. (Universal columna El Caballito)

AMLO: ¿debatir o no debatir?

Andrés Manuel López Obrador ha reaccionado con previsible desdén a la noticia de que el Tribunal Electoral ha dado luz verde a la organización de debates entre los aspirantes presidenciales en las semanas que quedan de la “intercampaña”. En suma, López Obrador tiene mucho que perder y poco que ganar con la potencial ampliación de la agenda de debates. Aun así, en caso de que realmente ocurran, debería asistir. Para decirlo en español: los debates -el intercambio y confrontación de ideas- son cada vez más populares e interesan, por una renovada madurez cívica o quizá por morbo, pero interesan. No ha nacido el político que se beneficie de ausentarse de algo que interesa, que genera discusión pública, que incluso divierte. Hay que estar donde hay que estar. A veces, la ausencia termina siendo más costosa que incluso la peor versión de la presencia. (Universal columna Epicentro)

Amarren al tigre

López Obrador advierte ahora a los mexicanos: no voy a controlar al tigre que viene. Si hay fraude en las elecciones de 2018, él se irá a Palenque, a esperar que otros amarren al tigre que desataron. Los mexicanos quedaremos solos frente al tigre, sin la protección del domador. Toda una metáfora. (Milenio columna Día con Día)

Y que #YaSabesQuien… hace un #AMLO, con todo y tigre

Es un rito sexenal ineludible para los candidatos a la Presidencia, así que el hombre enfiló hacia Acapulco, rumbo a la 81 Convención Bancaria. Llenó el lugar, fue el que más personas congregó. No es que sea el más popular entre la grey financiera, pero sí genera curiosidad… porque lo ven como alguien impredecible. Todos andaban ya medio hipnotizados con el camarada ruso de pelo blanco y mirada juguetona, hasta que, en la sesión de preguntas y respuestas, alguien quiso indagar si aceptaría un resultado adverso, si reconocería una eventual derrota, y pasó esto: “Yo tengo dos caminos, ya lo he expresado: Palacio Nacional (si gana) o Palenque, Chiapas (si pierde)”. Que si pierde se iría a su rancho, llamado La Chingada. Risas. Hombre, si se hubiera detenido ahí. Pero no. Andrés Manuelovich no pudo someter… a López Obrador. Y entonces… hizo un AMLO. Y soltó a su indomable tigre: “Si las elecciones son limpias, son libres (y pierde), me voy a Palenque, Chiapas, tranquilo… También (se transmutaba en tan solo dos segundos), si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque. Y a ver también quién va a amarrar al tigre. El que suelte al tigre, que lo amarre. Ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral. Así de claro”, agregó, seco, en alusión a eventuales protestas sociales.”#YaSabesQuién hizo un AMLO“, empezaron a circular mensajes en redes. Sus dichos eran tomados como aquel intolerante “cállate chachalaca” de 2006. Como una amenaza, como un amago de violencia. Nada de que un plantón en Reforma para amansar al pueblo bueno: si hacen fraude, a ver quién amarra al tigre. A ver quién controla masas furiosas. ¿Cuántos numeritos así, cuántos AMLO se necesitan para que pierda por tercera vez? No muchos. Uno o dos por mes. Parece que López Obrador nunca quiere ganar. Otro político mexicano que no entiende, que no entiende. (Milenio columna Doble fondo)