América Móvil pone en jaque a Peña Nieto y al PRI

368

Por Eduardo Ortiz Flores

“La victoria en los tribunales de América Móvil, del mexicano más rico, Carlos Slim, podría dar pie a una reforma energética más atractiva”, publica este día el periódico español “EL País”.

En un artículo titulado “La Baza electoral de Peña Nieto” y firmado por Martín Lanfield, señala que la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) hace mella en los esfuerzos del Gobierno mexicano para controlar el predominio del gigante de las telecomunicaciones en suelo mexicano.

La “baza” consiste en echar cada jugador una carta sobre la mesa y compararlas todas para, según las reglas que rijan, determinar el ganador de la jugada. “en muchos juegos, se lleva la baza el jugador que echa la carta más alta”.

En este caso, debemos entender que son las cartas que tiene Enrique Peña Nieto rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 son bajas, ya que nada o poco tendrá que ofrecer al electorado de su país.

Agrega Martín Lanfield que “quizá eso anime al Presidente Enrique Peña Nieto y a su partido, el Partido Revolucionario Institucional” que en la actualidad soporta el desprecio del electorado por la corrupción, el escaso crecimiento económico y el aumento a la violencia, a ofrecer nuevos incentivos que mantengan en marcha, lo que muchos en su gobierno y fuera de él, consideran la reforma más importante de su sexenio, la energética.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación sentenció el miércoles pasado que no se puede prohibir por ley que América Móvil, la mayor empresa de telecomunicaciones latinoamericana por número de abonados, cobre a las empresas de la competencia por las llamadas realizadas en su red.

En cambio, la SCJN decidió que el órgano regulador de las telecomunicaciones mexicano, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), podrá determinar esas tarifas, ya podría haber una anarquía al alza de las tarifas al aumentar los costos del servicio de las telefónicas.

Al continuar desmadejando el análisis de Lanfield, colaborador de “El País”, señala  que “eso socava la reforma de 2014, que ayudó a empresas como AT&T y Telefónica a competir con América Móvil y que provocó una caída de precios de los servicios de telefonía móvil superior al 40%.

Si el IFT hacer cualquier cosa que invierta esa tendencia cuando establezca los precios a comienzos de 2018, el Gobierno de Peña Nieto tendrá poco que ofrecer a los votantes con vistas a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo julio el estar sumido el país en la inseguridad, la corrupción y el poco crecimiento económico (se considera que el PIB podría estancarse a la baja este año, ya que se oscila entre 1.5 y 2.5 su crecimiento), concluye Martín Langfield.